5 claves de la matronatación que fortalecen el vínculo madre e hijo

Imagen de Unsplash

Antes de dar cualquier dato, te estarás preguntando, ¿y qué es la matronatación?

Es una disciplina en la que se involucra a las madres en la estimulación del bebé mediante dinámicos juegos que le permiten moverse mejor dentro del agua.

No es un deporte para enseñar a nadar a los bebés, recuerda que ellos se desenvuelven en el agua antes que gatear o caminar, porque estuvieron durante 9 meses en un líquido similar.

La matronatación brinda cientos de beneficios físico-emocionales al bebé, y a su vez, fortalece el vínculo con la madre. Más en la actualidad, donde la mayoría dejan a sus hijos desde temprana edad al cuidado de otra persona para ir al trabajo.

Pero veamos 5 claves de esta actividad que favorece la conexión mamá-bebé en cuestión de segundos.

1- Amor y juego

Cuando la madre ayuda al niño a flotar en el agua, este se relaja y aflora su creatividad para aprender a coordinar sus extremidades y su capacidad de concentración.

Si ella ríe, él la verá y hará lo mismo. Este intercambio propicia la conexión corazón a corazón entre ambos, generando una carga afectiva inigualable.

2- Interacción íntima y natural

Aunque no se ha definido a qué edad el bebé puede iniciarse en la matronatación, la especialista en este tema, Laura Bustos, recomienda a las madres comenzar cuando su bebé cumple los 5 meses de edad para evitar problemas en su sistema inmunológico y disminuir probabilidad de otitis.

Libro «El mundo de la natación, para infantes de 4 meses a 4 años de edad»

A esa edad, el bebé ya responde de manera natural a las estimulaciones y al interactuar con la madre en el agua despierta su necesidad innata de ligarse a ella. En la primera clase, se construye el vínculo íntimo imprescindible para su desarrollo emocional y evolutivo. En total son 16 clases.

3- Comunicación sensorial

A diferencia de la natación tradicional, la matronatación es una actividad comunicativa entre la madre y el hijo dentro del agua. Sin cuestionamientos, órdenes, límites o regaños.

La madre se sensibiliza e incentiva su capacidad de compartir sentimientos con su bebé sin necesidad de hablarle. Es la comunicación más conmovedora que existe, según la psicóloga clínica, Patricia Cirigliano, especialista en matronatación.

4- Recordar es vivir

Mientras más pequeño es el bebé al iniciar la actividad, mejor será su desarrollo en el agua, así como la conexión fraternal con su madre.

Los bebés nacen recordando lo que vivieron en el vientre materno, por eso cuando entran al agua a temprana edad realizan un reflejo instintivo llamado apnea que no deja entrar el agua por la boca ni por la nariz, incluso abren los ojos sin problemas.

Esto sucede porque se siente como en el vientre materno y matronatación le parece semejante a ese ambiente relajado que vivía allí. Si por el contrario, inician al bebé con 8 meses de edad o más, ya habrá perdido ese reflejo y se demorará en aprender a conectar con su madre.

#DATO> La matronatación es una opción ideal para que las madres estén más tiempo con sus pequeños. El primer factor de intromisión en el vínculo entre madre e hijo en el futuro.

5- Fomentar la confianza

El resultado de la matronatación se irá notando con el paso de los años, en el desarrollo del bebé. Verás como en la etapa de la niñez estarán unidos al lazo familiar, sabrán manejar la disciplina y la comunicación con sus padres, y además serán niños con una autoestima alta.

De acuerdo con la especialista, la evolución cognitiva y sensorial del niño se da por realizar actividades tan básicas como amamantar en el agua, que es una técnica hábil y efectiva para promover la comunicación con los pequeños. Así, se atreven a desafiar el agua sin riesgos.

«La compañía familiar concede a los más pequeños la seguridad necesaria para atreverse a afrontar los juegos y ejercitaciones», asegura Cirigliano.

¡Bonus! Beneficios en la salud física y psíquica de los niños

  • Estimulación psicomotriz del niño.
  • Fortalece los vínculos afectivos entre los padres y el bebé.
  • Se pierde miedo al agua, factor fundamental en su futura vida.
  • Se fortalece toda su musculatura (piernas, brazos, abdomen, tronco, manos, pies).
  • Trabaja y desarrolla equilibrio y coordinación.
  • Fortalece el sistema cardiorrespiratorio, disminuyendo las afecciones pulmonares.
  • Fomenta la interacción social con otros bebés, ya que las clases son grupales.

En definitiva, la matronatación es una actividad que se practica toda la vida y el acompañamiento del pediatra durante la realización de actividades acuáticas es un plus que asegura la salud de los pequeños nadadores.

Fuente: pediatrayfamilia.com  / infobae.com

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*