5 curiosos motivos que nos llevan a la infidelidad

Imagen de Unsplash

¿Por qué somos infieles? Esta es una pregunta recurrente en mujeres que han pasado por una infidelidad o han sido infieles alguna vez. Pero que no han sabido responder concretamente.

Y ahora, parece que el internet se ha metido en este asunto. La tecnología está acelerando la aparición de prácticas poco usuales para ser infiel a través del ordenador, a fin de pasar desapercibido.

De hecho, en los últimos años, han aparecido cientos de aplicaciones y sitios web que venden servicios explícitos para tener relaciones extra-matrimoniales.

Prácticas para muchos desconocidas, pero que han tenido éxito y no saben cómo calificar, al menos desde el punto de vista psicológico.

Ejemplo: ¿Se considera infidelidad tener un encuentro «sexual» por webcam? o ¿el consumo masivo de pornografía? e incluso ¿tener conversaciones calientes por chat?

Hasta ahora solo hay opiniones de este tema y nada clínico que lo señale como infidelidad. Lo cierto es que muchos no saben ¿qué es exactamente ser infiel? Significa romper la confianza con la pareja.

Es decir, eres infiel cuando le mientes a tu pareja de manera consciente y sabiendo que tu comportamiento no es correcto.

Pero, al querer evadir  la responsabilidad del hecho, esgrimes razones que en la psicología de pareja están basadas en los impulsos y que si los analizas son muy extrañas para provenir de seres con sentido común.

Aquí te exponemos 5 de los cientos de motivos que conducen a la infidelidad.

1. No me da suficiente

Este es el argumento más común para justificar la infidelidad. Cuando el hombre o la mujer dicen que el otro no le da lo suficiente es porque prefieren creer que la otra persona no les aporta amor para satisfacer sus necesidades. En la mayoría de los casos esta persona no es consciente de sus emociones y los vacíos que enfrenta, por lo que termina siendo infiel.

Es curioso que siempre se recurra a este vano argumento para excusar el engaño hacia la otra persona. Si se siente la carencia de amor, ¿por qué no acabar la relación antes?

2. Quiero dejar a mi pareja, pero no todavía

Es cuando la persona decide inconscientemente buscar primero un suplente, antes de enfrentar la realidad y decirle a la pareja que la relación ha terminado.

La razón para seguir manteniendo el idilio es extraña: «no quiero hacerle daño», pero no hace conciencia de que el daño inició al buscarle un suplente.

De acuerdo con los expertos en relaciones de pareja, esto se hace desde el inconsciente y bajo los impulsos que genera el vacío emocional. ¿Para qué esperar tener otra relación?

3. Mi pareja no me da lo que esperaba

La persona que decide ser infiel se justifica en el hecho de que su pareja no la complace ni le satisface todas sus necesidades y cuando la otra persona falla, encuentra el momento propicio para comenzar a una relación extra.

Es curioso esperar que el otro complazca las necesidades, que en muchos casos, ni se sabe sin son una necesidad o no. Y además estar atento a que cometa un error para buscar otra relación, ¿realmente hubo amor aquí?

Aquí la educación juega un papel esencial: “Los niños mimados son más propensos a ser infieles, pues no han aprendido a sobreponer sus deseos”, asegura el psicólogo Esteban Cañamares.

4.No satisface mis fantasías sexuales

El infiel se esconde tras sus represiones emocionales para demostrar desconfianza hacia su pareja. Si hay limitaciones para cumplir las fantasías sexuales de alguno de los dos es porque no se hablaron antes de la infidelidad, no porque hubo rechazo.

En toda pareja debe haber complicidad, mucho más al momento del sexo. Entonces, resulta extraño que el infiel se excuse en esta razón cuando antes es consciente que de no satisfacen sus fantasías, y espera darse cuenta con otra persona. ¿Será que no se hablaron nunca?

5. Pérdida de libertad

Es un extraño motivo que ha incitado a algunos a ser infieles porque creen que recuperan su libertad teniendo relaciones fortuitas, a pesar de estar casados. La infidelidad justificada en la «falta de libertad» es tan absurda como la excusa de que una madre abandona a un hijo por sentirse «agobiada».

En una relación sana prima el compromiso, el consenso y los valores. Si hay pérdida de libertad, el compromiso no existe porque pasa a ser obligación y es ahí cuando se cree que teniendo amores extraconyugales regresa la ansiada «libertad».  ¿Será que se obliga a una persona a estar con otra en esta época?

Causas de infidelidad existen muchas. Los impulsos, las creencias, las costumbres, la crianza, la educación, etc.

Todo apunta a que las personas infieles no han aprendido manejar su vacío emocional, y por eso, buscan razones tan curiosas como la carencia de afecto para engañar al otro. Ahora, saca tus propias conclusiones.

Fuente: elconfidencial.com  / euroresidentes.com

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*