5 señales que envía el hígado cuando está en peligro

Imagen de Unsplash

Cuando el hígado está sufriendo, nuestro cuerpo empieza a quejarse alertando del daño latente en este órgano tan importante para el buen estado de salud.

Las cenas poco nutritivas y las comidas copiosas que se acumulan en nuestro sistema digestivo dificultan la eliminación correcta de toxinas y el cuerpo empieza a enviar señales. Aquí, las 5 más frecuentes.

1.Mala digestión

Es cuando sientes pesadez después que comes o sensación ácida cuando tragas saliva, gases y molestias intestinales, generalmente, luego del almuerzo o la cena. Si comes de noche alimentos grasosos es posible que hasta sientas náuseas.

2. Cansancio

Si bien la comida grasa te aporta energía, también obstruye el buen funcionamiento del hígado que es el principal responsable de filtrar la energía del organismo cuando digerimos bien lo que comemos.

Un hígado enfermo no interviene correctamente en el metabolismo de los carbohidratos, lípidos y proteínas, ya que se satura de toxinas.

En este punto, los niveles de energía descienden y te sientes cansada. También puedes tener frecuentes dolores de cabeza.

3. Estreñimiento

Es frecuente ser irregular a la hora de ir al baño si el hígado tiene problemas, y si ya padeces de estreñimiento a causa de un trastorno propiamente digestivo, el estreñimiento puede acentuarse.

También es posible que percibas mal aliento y veas tu lengua sucia (blanca o amarillenta).

4. Sudoración y mal olor corporal

Esto se debe a que la retención de toxinas en el hígado puede causar sudoración excesiva y olores desagradables. Se acentúa porque el cuerpo trata de regular la temperatura, ya que la del organismo sube debido a su lucha contra los agentes tóxicos y bacterias.

5. Acné quístico

Si brota en tu rostro y cuello un acné repentino, puede ser un problema hormonal con origen en el hígado. Se sabe porque los granos son grandes, inflamados y dejan marca en la piel.

En este caso, aumenta el consumo de pepino, espárragos y brócoli para ayudar a limpiar el hígado mediante la digestión.

#DATO |Cambios en el estado de ánimo|

Aunque parezca raro, los cambios fisiológicos no son las únicas consecuencias de un hígado sobrecargado de toxinas. También puedes notar cambios a nivel emocional. Aumenta la irritabilidad, el nerviosismo o el decaimiento.

Para solucionar este problema, cambia tu alimentación e incluye más vegetales verdes.

¿Qué pasa si se descuida el hígado?

  • Tu cuerpo no podrá procesar las toxinas, ni digerir correctamente los alimentos, para que después expulses todos los desechos a través de la sangre.
  • El organismo pierde su capacidad depuradora.
  • La acumulación de toxinas en el hígado puede resultar en cáncer y muerte. 

Alimentos que cuidan el hígado

Es importante tener una alimentación baja en grasas saturadas y azúcares refinados. Opta por cereales integrales y legumbres.

Los vegetales y las legumbres de color verde y las de tallo como el cardo o el apio cocidos son una buena alternativa. La alcachofa relaja bastante el proceso de limpieza hepática. Es preferible comerla al vapor.

No olvides comer aguacates y aderezar tus ensaladas con aceite de oliva virgen extra virgen, que contiene a la vitamina E, y manzanas, avena y ciruelas por su fibra soluble.

Los más beneficiosos

*Espárragos: Favorecen la eliminación de toxinas por la orina. Consúmelos horneados o al vapor 3 a 4 veces por semana.

*Germinados de rábanos o brócoli: Repletos de vitaminas y minerales frescos, disponibles para sumar enzimas digestivas depuradoras del organismo. Coloca a diario un puñado en tus ensaladas.

*Puerro o ajo porro: Rico en compuestos azufrados que ayudan al funcionamiento correcto del hígado.

*Garbanzos: Por su alto contenido de aminoácidos ayuda al hígado a intervenir correctamente en el metabolismo para la limpieza hepática y facilita la absorción de esos aminoácidos tan beneficiosos para nuestro organismo.

*Alcachofas: Son ricas en silimarina que es un antioxidante que contiene la planta. Contribuyen a la limpieza y desintoxicación del hígado. Lo ideal es tomarlas 2 o 3 veces por semana con zumo de limón crudas o cocidas al vapor.

*Manzana: Por su alto contenido de pectina y antioxidantes neutraliza los radicales libres que se forman en la primera fase de desintoxicación, favorece el tránsito intestinal y la eliminación de sustancias tóxicas a través de las heces.

Comer una al día, preferiblemente color verde, aportará bienestar al hígado, y tu piel lo agradecerá.

*Pepino: Por ser rico en agua y minerales que favorecen la expulsión de toxinas a través de la orina, es ideal para el cuidado del hígado. Además es hidratante y bajo en calorías. Cómelo a diario en zumos, ensaladas y batidos.

En definitiva, hay que proteger al hígado para tener salud. Tanto es así que de acuerdo con la medicina oriental si mantienes un hígado saludable te sentirás bien y con más energía, así no realices ninguna actividad física.

Pinea esta imagen en Pinterest!




10 comentarios

  1. Excelente documento educativo, hay tanto que aprender de nuestro cuerpo, y el hígado es tan importante y completamente desconocido para nosotros,muchas gracias por tu gran labor y ayuda.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*