¿Cómo manejar el dinero en pareja sin pelear? Descúbrelo aquí

Imagen de Unsplash

En una relación de pareja la importancia del dinero a veces se mide en una frase: «amor con hambre no dura», y no es por ironía, se refiere a que las finanzas es un tema tan delicado en la pareja que se debe tratar con transparencia.

La clave es la comunicación abierta, ya sea si son casados o concubinos, el manejo del dinero con secretos puede llevar a la gloria o la ruina a la pareja.

Y es fundamental trabajar en el diálogo antes de lleguen los sinsabores del divorcio o la amargura de la estafa, que en algunos casos lleva a la muerte. Ni hablar de los casos de viudez, donde la familia busca cobrar el 50% de los bienes del hombre o la mujer si no hacen un testamento o fiducia.

Pero no hay que entrar en pánico, para evitar que el dinero los separe, te damos 5 consejos efectivos para aprender a administrarlo con tu pareja sin discusiones.

“Después de que uno se casa, no importa quién trabaje y quién no, todo lo que se adquiera dentro de la vigencia del matrimonio hace parte de la sociedad conyugal y por lo tanto le corresponde 50 % a un cónyuge y 50 % al otro”, indica la abogada especializada en sociedades, Bibiana Vanegas a la revista Diners.

1- Cuentas claras también conservan matrimonios

Cuando la pareja decide casarse o formalizarse en concubinato debe tomar cartas en el tema financiero para no llegar al extremo de esperar a que uno de los dos se canse y se divorcie, o en el peor de los casos,  fallezca.

Si deciden que van a ir al altar, lo más sensato es hablar sobre el manejo de los recursos y acordar ir ante un notario. Es recomendable hacer cursos sobre finanzas personales y familiares en el que les explicarán las obligaciones que adquirirán al momento de casarse.

Para empezar a cambiar el lenguaje y en vez de decir “mi dinero”, digan “nuestro dinero”.

Antes de dar el sí deben llegar a un consenso para administrar de forma mancomunada los impuestos, gastos y deudas del hogar.

2- Priorizar proyectos conjuntos

Lo lógico sería que cada pareja compartiera sus sueños y proyectos para llevarlos a cabo juntos. Así, tendrán un diálogo abierto en cuanto al manejo del dinero.

Ejemplo: Si piensan comprar una casa, ambos deberían hablar de cuánto será su aporte y cómo resolverían la posible venta del inmueble.

La idea es colocarle bases a esos sueños con el propósito de hacerlos realidad porque puede ser un proceso enriquecedor que fortalecerá y afianzará la relación.

3- Compartir información clara y completa

Si en las empresas se analizan los presupuestos a corto, mediano y largo plazo, cómo no va ser útil en las familias. Compartir información es clave para tomar  decisiones prudentes en cuanto a la compra de activos como casa, carro y seguros o la realización de inversiones.

Cuando la información compartida por ambos es clara y completa, los riesgos de esas decisiones no afectarán la relación, pues sabrán superar los obstáculos.

4- Evitar los patrimonios anti-matrimonios

Las parejas pueden evitar dolores de cabeza en cuanto a la administración de recursos si hacen uso de las herramientas financieras para construir un patrimonio conjunto, sin que este afecte el que ya tenían por separado. En especial, si tienen hijos fuera del matrimonio.

Entre las que recomienda el entrenador financiero, Jairo Forero, están las capitulaciones. Son un respaldo de la estabilidad económica futura de una persona que llegue a pasar por un divorcio. «Los bienes que aporten a la relación seguirán siendo propiedad de quien los tenía antes de contraer matrimonio y no habrá peligro de perderlos ante una separación», cuenta el experto.

Las fiducias son otra alternativa para que se realice una distribución patrimonial de herencia de acuerdo a lo que la pareja estipule en el encargo fiduciario.

Además, se pueden crear empresas familiares para que el patrimonio no acabe separando a los miembros y se peleen por herencias, sino para que los hijos, si los hay, puedan disfrutarlo en caso de que ocurra cualquier evento inesperado.

5- Comunicación abierta

Siempre que se hable de finanzas, no importa si el gasto mayor lo tiene el hombre o la mujer, es preciso hablar sin tabú ni secretos de las que se tienen en el hogar y los gastos que conciernen a ambos.

Para lograr una comunicación sin tropiezos, los expertos consultados por la revista Diners, recomiendan:

  • Alternar el manejo del dinero: Asignar roles en cuanto a la elaboración del presupuesto, cuentas por pagar y el ahorro, para que cada uno entienda la situación financiera de la relación. Es importante tener un asesor en la creación de un plan de ahorro y gasto que sea idóneo para ambos.
  • Apelen al consenso: En temas comunes, como el viaje que tanto han soñado o la llegada del bebé o los proyectos individuales como una maestría o practicarse una cirugía estética. En este punto quedará claro que ninguno estará sacrificando algo de su vida en aras de la relación, ni siquiera su economía.
  • Conserven su historia financiera: Como tarjetas de crédito, cuentas corrientes y de ahorro. Hablen con sinceridad antes de iniciar una cuenta mancomunada.

Así, es como las parejas pueden allanar el camino para manejar sus recursos sin peleas o amenazas de separación. Lo que se espera es que alcancen metas conjuntas y sientan a plenitud que ambos tienen un socio en la salud, la enfermedad y las finanzas.

Fuente: www.revistaDiners.com.co

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*