Descubre lo que motiva a tu hijo a portarse de mala manera

Imagen de Pixabay

Si tu niño te pide atención no es por capricho o por molesta ¡es por necesidad!

Es normal que los niños necesiten tu atención y aprobación. Sin embargo, el problema está cuando esa búsqueda de atención se hace de forma negativa y todo el tiempo.

Muchas veces pensamos que el mal comportamiento en nuestros hijos es normal, pero lo cierto es que no siempre es así.

Es probable que hayas pasado por esto, incluso al punto de que tu hijo quiera manipularte con lo mínimo para llamar tu atención y mantenerte bajo su control.

Si no se maneja a tiempo puede ser la semilla para los problemas de disciplina en la niñez y la adolescencia en el futuro. Si se permite un mal comportamiento o se atiende a un niño después de una mala conducta, en el futuro, germinará la semilla de la tiranía.

Imagen de Unsplash

En el artículo de Ser padres nos dan estos valiosos consejos para evitar ser manipulado por tu hijo:

  1. Estar firme cuando le dices que no.
  2. Controlar las emociones, sobretodo el coraje y el estrés.
  3. Enseñar a tu hijo desde edad temprana a pedir las cosas con amor y respeto.
  4. Que ambos padres estén sincronizados a la hora de tomar decisiones

Lo que debemos buscar no es eliminar del todo la necesidad de atención de parte de nuestros hijos, ya que como mencionamos es algo natural en ellos.

Nuestra meta deberá ser prestar atención solo aquellas manifestaciones de tu hijo que sean de forma positiva. Pero, ¿A que me refiero cuando hablo de positivo y negativo?  Acá lo detallamos mejor:

Atención positiva

Cuando se le dan a los hijos atención y aprobación por comportarse bien.  La atención positiva significa potenciar el comportamiento positivo cuando se está produciendo y concentrarse en este comportamiento.

Lo bueno de este tipo de atención es que te va acercar aun más a tu hijo o hija y el o ella se sentirá con deseos de seguir con ese buen comportamiento.

Un ejemplo para prestar atención correctamente a los hijos podría entenderse en la siguiente frase que le dice una madre o un padre a su hija:

“Hija, sé que quieres que me quede y que pinte contigo, pero estoy ocupado/a ahora, si puedes ser paciente y pintar tú sola durante diez minutos, después podré venir y estar contigo pintando un ratito”.

La niña tendrá la atención que necesita y aprenderá a esperar.

Atención negativa

Esta se da cuando prestas a tu hijo atención por su mal comportamiento.

Un ejemplo podría ser cuando tu hijo no para de llorar hasta que tú le compres el juguete más nuevo y caro de la tienda, tú se lo compras para que deje de llorar aún cuando no tenías pensado comprárselo en un principio.

Puedes hacer amenazas, enfadarte o incluso puedes recurrir a los gritos. Pero la atención negativa para los niños no es un castigo, es una recompensa. No castiga la mala conducta ni tampoco la reduce, sino que la aumenta.

Por otro lado podríamos también tener la no atención o ignorar los llamados de atención de nuestros hijos. Esto también es perjudicial ya que le estamos dejando al niño(a) sin una necesidad básica de ellos.

La crianza de los niños es una tarea para la cual no nos entrenan, sin embargo es de los mayores retos que enfrentan las personas día con día, es por esto que dedicarles atención de la buena será vital para su buen desarrollo.

Fuente: Eresmama.com

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*