¿Dolor y rigidez? podrías sufrir de «hombro congelado»

Imagen de Unsplash

Aunque es un trastorno poco conocido ante enfermedades como la artrosis o la tendinitis, es frecuente en mujeres entre 40 y 70 años de edad.

Los traumatólogos calculan que entre un 3 y 5% de la población femenina ha sufrido del trastorno conocido como «hombro congelado», y si bien este porcentaje no es más que una probabilidad, la enfermedad aumenta cada día.

Después de la menopausia entre el 80 y 90% de los casos de «hombro congelado» se da en mujeres. Así que si has sentido dolor al levantar alguno de tus brazos o rigidez al mover el cuello, puede que seas víctima de esta patología.

Te contamos qué es, cómo identificar los síntomas, cuáles son los riesgos de padecerla y cómo superarla.

¿Por qué hombro congelado?

Como el hombro congelado se conoce a la capsulitis adhesiva o retráctil de la que los especialistas aún no saben el origen. Usan el término congelado para que lo entienda más fácil una persona que presente resistencia y dolor en el hombro cuando intenta levantar su brazo (sea el derecho o izquierdo).

El trastorno es repentino y progresivo, puesto que el dolor en el brazo y hombro pasa de leve a intenso por la noche. Pero, si tuviste una lesión en esa zona, primero descarta cualquier probabilidad con tu médico.

Lo cierto es que al cabo de un tiempo, la persona empieza a notar dureza en la articulación hasta que no la puede mover con normalidad.

¿Cuáles son los síntomas?

Llega un punto en que la rigidez impide a la persona realizar gestos como elevar el brazo y pasar su mano por encima de la cabeza o llevarlo hacia la espalda para abrocharse un collar o simplemente rascarse.

Lo desconcertante de esta patología es que los problemas de movilidad no cesan y dejan el brazo y hombro totalmente inertes si no se trata con medicamentos.

¿Qué produce la inmovilidad?

Una inflamación en la cápsula de la articulación que impide la movilidad de los ligamentos que unen los huesos del hombro. No obstante, la causa de la inflamación aún es desconocida.

¿A qué edad ocurre y cuál es el riesgo?

En mujeres ocurre a los 50 años de edad, aunque está demostrado que en ciertas personas hay más riesgo de sufrir hombro congelado, porque si bien no se sabe el origen de este trastorno, puede estar asociado a factores como:

*Cambios hormonales: en el caso de mujeres, a partir de la menopausia.

*Diabetes: las personas que sufren de esta enfermedad tienen más riesgos de padecer «hombro congelado».

*Problemas de tiroides: tanto si tienes problemas de hipotiroidismo como de hipertiroidismo.

*Afecciones cardíacas: aquellos que han sido operados a corazón abierto también corren riesgo de sufrir de hombro congelado.

*Fracturas o lesiones de hombros: si hubo una cirugía en la articulación puede verse afectada por la capsulitis adhesiva.

Identifica si figuras en la lista de riesgo porque debes estar atenta a los síntomas para diagnosticar a tiempo y superar este trastorno lo más pronto posible.

Recuerda que un diagnóstico temprano ayuda a que la recuperación sea favorable.

¿Cómo superar la enfermedad del hombro congelado?

Es un proceso muy lento y el tratamiento para recuperar la movilidad del hombro puede tardar de 6 meses y 2 años.

No hay que estresarse porque algunas veces el hombro congelado se cura por sí solo al cabo de 2 años sin ningún tratamiento.

Sin embargo, es recomendable acudir al traumatólogo si siente alguna molestia en el hombro para evitar complicaciones mayores.

Tratamiento según la fase de la enfermedad

*Fase inflamatoria: Inicia con un dolor muy intenso, sobre todo por la noche, pero aún no hay problemas de movilidad. En esta etapa el médico indica analgésicos y antiinflamatorios; además aconseja evitar movimientos bruscos y recomienda realizar ejercicios suaves con terapias.

En caso de que el dolor no disminuya, podría prescribir infiltración de esteroides en el brazo y hombro.

*Fase de congelación: Aquí es cuando el hombro se torna tenso y empiezan los problemas de movilidad. El dolor suele disminuir, por lo que la fisioterapia es fundamental para aliviar los síntomas.

El médico recomendará un número de sesiones de rehabilitación según el caso, siempre realizados por un especialista que enseña también ejercicios de estiramiento.

*Fase de recuperación o descongelación: En esta etapa la movilidad mejora pero es necesario continuar las terapias para una recuperación total y evitar una recaída.

#Recuerda

Las personas que sufren de hombro congelado responden bien a los tratamientos para curar la enfermedad, siempre que acudan a todas las sesiones de fisioterapia.

Pero, en caso de que no haya mejoría, será necesaria una intervención quirúrgica. Esta operación se realiza por artroscopia, a través de unas pequeñas incisiones para «liberar» los ligamentos y devolver la movilidad al hombro.

Fuente: www.sabervivirtv.com / www.tuasaude.com

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*