La relación abuelos – nietos ¿Por qué es importante fortalecerla?

Hoy por hoy la conformación de las familias tiene amplias diferencias con respecto al concepto de familia que teníamos en el pasado. Décadas atrás veíamos los siguientes escenarios:

  • Familias grandes. Era muy común ver en el pasado familias con al menos cinco hijos, cifra que se consideraba moderada, ya que prácticamente el promedio eran ocho hijos, es decir el núcleo familiar junto con los padres era de 10 personas. Las condiciones actuales socioeconómicas han cambiado y se considera una exageración de gastos mantener una familia tan grande, prevaleciendo la calidad de atención a los pequeños que la cantidad.

 

  • Familias patriarcales. Las familias se formaban en torno a los patriarcas de la familia, especialmente de los abuelos y no se distanciaban mucho geográficamente, es decir todos vivían cerca y hacían sus vidas cercanas unos de otros. Hoy, la búsqueda de mejores oportunidades ha incentivado la migración entre regiones o países, lo cual ha acelerado la pérdida de la tradición de que las familias crezcan cercanas territorialmente.

 

  • Familias con intensa relación. La camaradería en la mayoría de las familias del pasado era frecuente, estaban juntos en todas las situaciones, en los momentos de celebración o tristeza. Esa costumbre se ha perdido debido a la lejanía física y los costos de recursos que amerita una reunión con tantas personas.

 

La situación actual de la relación abuelos – nietos.

Como mencionábamos anteriormente, hoy las relaciones familiares son diferentes, y por supuesto que a esa diferencia no escapa la relación de los abuelos con sus nietos, sin embargo, tanto en el pasado como actualmente, en los casos donde es posible, los abuelos  son asociados con el cuidado de los nietos. La principal razón por la que los abuelos a través de las generaciones han cuidado a sus nietos es, además del amor, la necesidad de ayudar a sus propios hijos facilitándoles la disposición de tiempo para trabajar y así de una u otra forma contribuir al beneficio económico de la familia.

¿Por qué es especial para los abuelos su relación con los nietos?

Para los abuelos, los nietos son la cúspide la conformación de su núcleo familiar, la extensión del apellido de la familia y de muchas otras cosas más. Para los abuelos es de suma satisfacción tener una relación estrecha con sus nietos. La perspectiva de cuidado con los nietos es diametralmente diferente que con los hijos, debido a que con sus propios hijos tenían la responsabilidad de velar por su crianza, necesidades físicas, económicas, entre otras. En cambio, la responsabilidad de los abuelos con los nietos es netamente amorosa y de disfrute.

La necesidad del amor de los abuelos por parte de los nietos.

Estamos en una sociedad donde cada vez es menos importante el amor familiar, y es lamentablemente más común sufrir las consecuencias de esa falta de amor. Los abuelos son sin duda, un núcleo importante para fortalecer ese amor familiar. Para todo ser humano es importante amar y sentirse amado. Los abuelos pueden significar para los nietos un soporte emocional clave que contribuirá a: Mejor autoestima, valorar a la familia, tener seguridad. Muchos problemas sociales se evitarían si se tuviera un concepto fuerte de los valores familiares, es por ello la importancia de que la estructura familiar sea fuerte.

Los abuelos son mediadores por excelencia.

En los conflictos entre padres e hijos, los abuelos pueden tener un rol fundamental, siendo mediadores  en los conflictos familiares. Los abuelos en la mayoría de los casos aportan experiencia, serenidad y ecuanimidad. Un estudio de la Universidad de Wisconsin en EE.UU. reseñado en piscoactiva.com ha indicado que los abuelos son indispensables en el hecho de mantener a las familias unidas, la psicóloga Susan Newman expresa: “Los abuelos son el pegamento en las familias”. El valor de mediación es esencial para relaciones familiares saludables.

La importancia de dar estabilidad a los niños.

Los abuelos juegan un rol fundamental en el hecho de brindar estabilidad emocional a los más pequeños, por lo cual es importante que los padres contribuyan a que los abuelos y sus hijos tengan una buena relación. Para ello, es primordial crear las situaciones en las que los nietos puedan compartir con sus ancestros, visitas periódicas, salidas juntos y fortificar las formas y medios de comunicación si por alguna razón están separados geográficamente.

Un sentido de identidad y pertenencia da seguridad.

Cuando el niño o adolescente se siente que forma parte de algo, sus actitudes y aptitudes cambian para mejor, es por ello tan importante que las familias se fortalezcan en la unidad que puede brindar la presencia de los abuelos. La transmisión de tradiciones de generación en generación hacen que ese lazo tan importante que es la familia se fortalezca aún más, modelando sus personalidades y haciéndolos sin duda una mejor persona. Los abuelos son un eje fundamental para las familias, como padres contribuyamos a que ese lazo de amor se haga fuerte cada vez más.

Fuente: Psicoactiva.com

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*