No solo fueron leyendas deportivas, también tenían talento para la mafia

Imagen de Unsplash

En algún momento llegaron a ser los mejores en sus disciplinas deportivas -o al menos eran muy destacados- y eso, sin embargo, no les impidió recurrir a la trampa y a veces cometer delitos muy graves para mejorar un resultado.

No nos estamos refiriendo a los típicos casos de dopaje o de negociación de un resultado en un deporte, de eso ya hemos escuchado bastante. Aquí hablamos de atletas y directivos que bien pudiesen haber pertenecido a la Cosa Nostra, a la Yakuza o a cualquier otra banda de crimen organizado.

Si en primera instancia piensas que esta afirmación es muy severa, cuando leas lo que sigue constatarás que estas figuras hubiesen podido ser tan exitosas en la mafia como lo fueron en el deporte.

Tonya Harding

Lo que hizo esta atleta -o sus allegados- estuvo muy cerca de lo que conocemos como sicariato. En 1994, Tonya pertenecía a la Asociación de Patinaje Artístico de los Estados Unidos y estaba próxima a participar en los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarían en Noruega.

Imagen de Unsplash

Tonya encargó un ataque contra su compañera de equipo, Nancy Kerrigan, quien fue golpeada con un bastón de metal en las rodillas con el fin de que no participara en las olimpiadas.

Investigaciones policiales confirmaron que la agresión había sido perpetrada por Shane Stant y planificada por el esposo de Tonya, Jeff Gillooly y el guardaespaldas de la atleta, Shawn Eckhardt, quienes recibieron acusaciones como autores intelectuales.

Pese al ataque, Nancy Kerrigan se recuperó y obtuvo la medalla de plata, mientras Tonya tuvo una pobre participación en la competición.

El autoaccidente de Nelsinho Piquet planificado por Renault

Así como cuando planifican un autosecuestro o cuando se simula la propia muerte, así actuó la escudería de este corredor brasilero de carreras de automovilismo, quien en 2008, con 23 años, hacía de compañero de Fernando Alonso en el campeonato de F1 Singapur.

Imagen de Abc.es

La escudería a cargo de Flavio Briatore y Pat Symonds, le ordenó simular su propio choque contra un muro, dejando su auto absolutamente destruido y haciéndolo parecer un grave accidente; esto haría que se activara el “auto de seguridad” y como resultado, Alonso pasara del decimoquinto al primer lugar de la carrera. El siniestro plan le costó la salida a Flavio Briatore de la F1.

Equipo paralímpico de básquetbol de España

Si estamos conscientes de que el propósito de los juegos Paralímpicos es incluir y lograr un trato más digno en la sociedad de las personas que tienen algún tipo de discapacidad, no puede calificarse este caso sino de pérfido.

Foto de Abc.es

En los Juegos Paralímpicos de Sidney del año 2000, la selección de España obtuvo un impresionante rendimiento hasta obtener la presea de oro. Solo 2 de los 12 jugadores presentaban realmente una discapacidad intelectual. Ventajismo sin remordimientos y falta de rigurosidad en los mecanismos de verificación del comité organizador. La verdad llegó a la luz pública cuando uno de los jugadores, tiempo después, confesara que no padecía ningún tipo de discapacidad. La medalla y los incentivos monetarios fueron reembolsados al comité.

Fuentes: Cabroworld.com; ABC.es; bbc.com; debates.coches.net.

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*