Por qué es tan importante para tu compañía un asesor y lo que te evitarías al contratarlo

Imagen por: Mohamed_hassan (Pixabay)

No puedes ser un sabelotodo y mucho menos en tu negocio. Rodearte de profesionales en cada área que requiere tu empresa es quizás la decisión más sabia que puedes tomar.

Un asesor -consejero o consultor- puede reducir significativamente la posibilidad de que tomes el camino más largo y escabroso, que es el del error por ignorancia supina o por falta de experiencia.

Es común ver que las empresas no duden en contratar los servicios de un asesor jurídico, de hecho, casi todas cuentan con un asesor legal, pero no piensan jamás en un asesor financiero, de ventas, administrativo e, incluso, operativo.

La labor de un asesor se diferencia de la de un simple profesional porque, aunque ambos posean una formación sólida sobre el mismo asunto, se supone que el consultor acumula además muchísimos años de experiencia (de hecho, se recomienda no menos de 10 años) que combina con una formación actualizada en torno a las últimas tendencias del área en la que presta sus servicios. Además, ya ha estado en cargos directivos y gerenciales, y tiene una visión global.

Ventajas de contar con una asesoría

Los beneficios que puede aportar un asesor a tu negocio varían según el caso.

  • Si no manejas nada del tema -por ejemplo, el tema jurídico o administrativo- no cabe duda de que percibirás de inmediato la importancia de pagar una asesoría. Todo lo que te diga te resultará novedoso y significativo. En este caso, el consultor actúa como un guía para que no cometas errores básicos
Imagen por: FreeGraphic (Pixabay)

 

  • Si manejas algo de experiencia en el tema, el asesor te servirá como una voz externa que te aporta otra visión que deberías evaluar para tomar finalmente una decisión. Tú experiencia y su experiencia se retroalimentarán en lo que debería ser un diálogo de perspectivas.

 

¿Qué hace un asesor?

El asesor debe contribuir con que la empresa sea más eficiente en cualquiera de los ámbitos que se le consulta. Se dice, de hecho, que el asesor contribuye con el aprendizaje organizacional. Debe cumplir varias labores, entre ellas ayudarte a diagnosticar fallas, a planificar, solucionar problemas, tomar decisiones, identificar oportunidades para tu negocio, sugerirte procesos, informarte sobre las últimas innovaciones.

Es importante aclarar que el asesor no debe tomar las decisiones de la empresa. Su tarea es la de acompañamiento a la persona o grupo al que aconseja. Debe contribuir a analizar y a evaluar cada punto, pero su labor no es la del directivo y no debe pretender intervenir ni que se haga ciegamente lo que recomienda.

Tanto empresas pequeñas como grandes necesitan asesores. A menudo las empresas pequeñas prefieren no invertir en servicios de consultoría porque perciben que les resulta muy costoso. Es el peor error que pueden cometer. De hecho, hasta les pudiese salir más caro.

Fuente: Club del asesor

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*