Previene los orzuelos: al menos una vez en la vida tendrás uno

Imagen por: Uroburos (Pixabay)

No solo afean tu mirada, sino que realmente causan una molestia en la vista. Los orzuelos no son más que una infección que ocurre en los bordes de los párpados, que causa un enrojecimiento y un abultamiento en la zona.

Más específicamente “es un pequeño absceso (acumulación dolorosa de pus) en el párpado, generalmente causado por una infección de uno o más de los folículos de las pestañas (la raíz de la pestaña)” explica el portal GeoSalud.

El orzuelo se diferencia del chalazión porque este último no muestra raíz y no está tan cerca de los bordes del párpado. El orzuelo, en cambio siempre lo está y puede salir tanto en la parte externa como en su parte interna.

¿Por qué salen?

En realidad son bastante comunes y es muy probable que al menos una vez en tu vida tengas uno.

Hay muchas causas por las cuales puedes desarrollar un orzuelo, las más comunes están asociadas a una mala higiene en la zona, a no retirar el maquillaje, usar cosméticos o productos vencidos o en mal estado.

Fuera de eso, hay enfermedades de la piel que ya padecen las personas como la blefaritis, la dermatitis seborreica o la rosácea que las hace más propensas a tener un orzuelo.

No obstante, hay otras condiciones y situaciones externas que favorecen su aparición como el estrés, los cambios estacionales y los ciclos hormonales. Lo mejor será siempre prevenir.

Imagen de Geosalud.com

Cuidar los párpados

La correcta y oportuna higiene en los ojos puede reducir significativamente el riesgo de que aparezca un orzuelo.

Estas son algunas de las prevenciones que debes tener.

  • Antes de tocar tus ojos, lava tus manos.
  • Si llevas maquillaje, siempre retíralo meticulosamente antes de acostarte.
  • Verifica que los productos que aplicas en la zona estén siempre en buen estado y no estén vencidos.
  • Usa compresas, toallitas oftalmológicas o un hisopo para limpiar los ojos. Emplea además una solución de limpieza especial o champú de bebé. Lo mejor es que sea recetado por tu médico.

Aunque es probable que un orzuelo desaparezca tras pocas semanas, es preferible acudir al oftalmólogo. Nunca consideres la opción de apretar tu mismo el orzuelo porque la infección puede empeorar.

El tratamiento abarca varias acciones según el tamaño de la lesión y el dolor que manifieste el paciente. Por lo general, se le instruye a la persona que coloque en la zona compresas calientes durante varios minutos y varias veces al día; se le receta algún antibiótico (oral o ungüento) y un antiinflamatorio.

El oftalmólogo, tras una evaluación del caso, también podría recurrir a una pequeña cirugía, en la que drena el orzuelo haciendo una mínima incisión para que salga el pus.

Fuentes: Geosalud.comAllaboutvision.com; Saludymedicina.org

 

 

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*