Siete edificios “imposibles” que desafían las leyes de la física

Imagen por: Anneliese-Phillips (Unsplash)

Los grandes proyectos de construcción de la Antigüedad, como el Coloso de Rodas o el Faro de Alejandría, fueron en sus tiempos un ejemplo de cómo la constancia podía lograr lo imposible: llevar a la humanidad a alturas cada vez mayores.

Con el paso de los siglos, la arquitectura ha ido empeñándose en que no hay que ganarle solamente a la gravedad, sino ir más allá de (o dar la ilusión de romper) las leyes de la física con los edificios más audaces imaginables.

Sin necesidad de ser tan masivos en escala como las míticas pirámides de Guiza o tan populares como la torre Eiffel, los siete edificios presentados a continuación son un tributo al esfuerzo de los diseñadores de los siglos XX y XXI, quienes supieron dejar su impronta en el paisaje urbano con construcciones sacadas directamente de sus fantasías más alocadas.

 

  1. WonderWorks (Estados Unidos): Es un museo, una instalación artística y un lugar para enseñar a los jóvenes mediante los recursos pedagógicos más variados. Con la idea de hacer que los visitantes sintieran que el mundo quedara cabeza abajo al acceder a WonderWorks, cada una de las cinco sedes de la institución fue planeada de tal forma que parecen haber sido arrancadas de sus cimientos y vueltas a poner al revés sobre la calle. Dentro, la ilusión continúa hasta llevar a grandes y pequeños por todas las secciones del edificio, cada una dedicada a un tema de ciencia, tecnología o conocimiento.

 

  1. Habitat 67 (Canadá): Como una creación original del arquitecto israelí-canadiense Moshe Safdie, Habitat 67 formó parte de las maravillas de construcción que integraron la Exposición Universal de 1967 en la ciudad de Montreal. Está formado por 354 encofrados de hormigón que parecen armados como si fueran a caer de un momento a otro; por el contrario, el complejo se ha mantenido bien estable desde su inauguración, y hasta fue adquirido por sus eventuales inquilinos en 1985, quienes disfrutan un espacio semiurbano y dotado de jardines en medio de una de las metrópolis más importantes del planeta.

 

  1. Atomium (Bélgica): este edificio con forma de molécula de cristal de hierro ha sido una verdadera joya turística para la ciudad de Bruselas desde su concepción, con motivo de la Exposición General de primera categoría en 1958. Su diseño, obra de los arquitectos André Waterkeyn y André y Jean Polak, fue planeado originalmente para durar seis meses. Actualmente, ofrece a los visitantes la posibilidad de recorrer su interior y disfrutar sus exposiciones, su restaurante y su vista de 360 grados sobre toda la capital belga.

 

  1. Turning Torso (Suecia): El edificio más alto de Escandinavia es también el que más vértigo puede causar sin necesidad de poner un pie en él. El “Torso Giratorio”, con sus 190 metros de altura, se erige sobre la ciudad de Malmö desde su inauguración en 2005, luego de cuatro años de construcción. Este curioso rascacielos provino de la mente brillante del español Santiago Calatrava, padre de otras obras como la sede de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias (Valencia, España) y el Auditorio de Tenerife. Visto desde cualquier ángulo, parece desafiar toda lógica en cuanto a la estabilidad de una estructura tan alta y tan rígida.

 

  1. Krzywy Domek (Polonia): Literalmente “Casita Retorcida” en lengua polaca, se trata de un edificio en la norteña ciudad de Sopot que fue construido en 2004 como un proyecto de la firma de arquitectos Szotyńscy & Zaleski, quienes se inspiraron en los cómics de Jan Marcin Szancer y Per Dahlberg. El resultado del trabajo creativo es el de un edificio hecho de un material muy suave, que no deja de ondular y que parece colapsar de un momento a otro. Su superficie abarca alrededor de 4.000 metros cuadrados y dentro pueden hallarse un centro comercial, un restaurante con terraza, una sala de juegos y la Radio Muzyka Fakty FM.

 

  1. La Casa Danzante (República Checa): Otra construcción que parece hecha de cera y dejada al sol por mucho rato, Tančící Dům (su nombre original en checo) se ubica en Praga, justo en la ribera del Moldava, el río más largo del país. Finalizado en 1996, fue un proyecto llevado a cabo por el canadiense Frank Gehry y el local Vlado Milunić. Su apariencia curvilínea terminó siendo todo un atractivo para las compañías multinacionales que la convirtieron en la sede de sus oficinas. Además, una galería interna ofrece un espacio dedicado a las obras de artistas checos y extranjeros.

 

  1. El HQ (Emiratos Árabes Unidos): Hasta de las formas más simples puede hallarse una fuente de inspiración transcendental. Es el caso del Aldar HQ, un rascacielos en forma de concha marina que se cuenta entre los tesoros arquitectónicos de Medio Oriente. Su diseño, el cual une racionalidad, estabilidad y unidad, fue completado en 2007 por la firma MZ Architects, con sede en Catar y el Líbano. La posterior construcción tomó tan solo dos años. Sus veinticinco pisos sobre el suelo, que alcanzan los 110 metros de altura, están ocupados por oficinas que, conjuntamente, brillan como una joya sobre la costa del golfo Pérsico.

 

Ciertamente atrayentes por su apariencia distorsionada o imposible, los edificios más raros del mundo se erigen como verdaderas joyas del ingenio humano dignas de ser apreciadas por todos. ¡No olvides incluirlos en el itinerario de tu próximo viaje!

Fuentes: Aldar Headquarters, Visit.Brussels, Viajeros Blog, Bild, BFM Business, The Walrus, Wonderworks

Pinea esta imagen en Pinterest!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*